Es un sentimiento de búsqueda que se encuentra con la desolación.
Ahora sé porque cada tarde deambulo por los mismos lugares.
Ensimismado, intento captar el momento en que aleteando por mis abismos
aparece tu imagen ya desvaneciéndose.
Alguien me gritó al caminar y me arrancó la dulzura del instante,
sentí deseos de clavarlo en la pared, ya nunca más he vuelto a ser el mismo.
Somos imágenes reflejadas en espacios en que la muchedumbre se entremezcla en días grises,
Hay una lluvia que cae y acrecienta aún más la irrealidad;
ya no sé en qué lado del espejo estoy en realidad.
Félix Domínguez