No río por lo que ya tengo, solo desespero por lo que no poseo,
lo que ya está no produce calma, lo que no está produce deseo
larga lucha desigual en la que yo siempre pierdo.
Sólo pasión, sólo deseo, nace en mis entrañas
y me arrastra al gran enigma de tu cuerpo.
Te busco eternamente,
entre rocas y playas, bosques y pinos, entre conversaciones y palabras,
te busco entre edificios y luces, calles y coches, entre bares y miradas.
Te busco y nunca te encuentro,
empiezo a pensar que en mi interior,
sin ti, ya estoy muerto.